Después de más de un año de intentar hurtarse mutuamente estas obras, los artistas uruguayos Yamandú Cuevas y Mariana Fossatti acordaron hacer un intercambio pacífico. Ahora los dos son felices y honrados poseedores, la una de “El Mundo de Mirel”, el otro de “El látigo”.